María la Bizca

María la Bizca es la reencarnación de una revista literaria online que comencé a publicar en forma de sitio web en el año 1998, llamada El Margen En aquellos primeros años de la web, la publicación para alguien que no tuviera conocimientos, resultaba compleja y las posibilidades de diseño eran muy elementales; eso sin contar... Seguir leyendo →

es la fe de los cortesanos

es la fe de los cortesanos y doscientos espectadores es la vulgaridad de lo probable el egoísmo de los jueces y la página marcada de un libro el erudito envejece en ceremonias donde la voz de las coristas consume la paz del vicio entre un cura y su favorita revolcados enérgicos entre suicidios la oreja... Seguir leyendo →

debería limpiar la casa

debería limpiar la casa, barrer los rincones y mover los muebles, reparar las puertas y expulsar al que vive detrás de las paredes el que desordena la biblioteca y destruye los espejos, las horas son este eclipse de silencios donde los cuartos se desnudan entre tanto cadáver de relojes, la casa se deshoja celebra su... Seguir leyendo →

es una mujer caníbal

es una mujer caníbal que me encerró en una jaula sin barrotes sus palabras son cuchillos mientras me toca sin disimulo y se extravía entre gente que no conozco estoy en el rincón quieto de la casa donde las escaleras siempre descienden donde ella me roba las palabras mientras conversamos de la nada su cuerpo... Seguir leyendo →

esas palabras que guardo debería beberlas

estas palabras que guardo debería beberlas, disfrutar el regusto de las erres y las eles atragantarme con diptongos asquearme de tantas aes y eses, porque no se pueden esconder las efes ni mentir sobre las íes, hay una caja en el fondo del armario donde están escondidos todos los insultos todas las blasfemias algunas palabras... Seguir leyendo →

el metódico cepo de tu cráneo

el metódico cepo de tu cráneo construye los castillos de las horas la danza del segundero es la droga que abotaga los ojos y complotarán los implumes saboreando el té de la ceguera derribarán ladridos entre laudes mohosos las cabelleras humilladas no cantan piedades y destejarán cuerdas de aire en las veredas de la tarde... Seguir leyendo →

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑