en el rincón más oscuro

en el rincón más oscuro el sol se recuesta sobre un sofá
se olvida del cuarto invadido por extraños
se arrastran, gimen, revuelven los cajones, destruyen mi biblioteca
obligan a confesarme entre pergaminos y brújulas amnésicas
finjo que no tengo voz, que las orejas los han abandonado
son los hijos mudos, auditorio ciego, arrullados entre ortigas
no dormirán cuando el día caiga, abrazados a mi cuello
el sacerdote desdentado canta la misa, inconvencido, los ojos brillantes
el barro que los alimenta se inflama de gusanos
el día se agota entre relojes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s