Tiempo

El tiempo es un fruto demasiado breve, demasiado áspero sobre nuestras lenguas; un racimo de uvas rancias y el laberinto sin centro.
Nos perdemos, los ojos tan abiertos intentando devorar al mundo tan pequeño.
Caminamos. Tropezar con nosotros y el aire tan leve acurrucado entre las manos que preguntan.
Es el odio de un dios insomne, la muerte de las piedras, las torres que nunca tocarán el cielo.
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑