Ausencia

Su ausencia es como haber perdido un brazo.
Miro a un lado y el brazo está allí. Puedo verlo. Puedo sentirlo naciendo en mi hombro, extenderse hacia abajo y terminar en una mano. Los dedos se abren y cierran.
Mi otra mano se aferra al brazo ausente, los dedos se aferran a la carne, hasta que duele.
Pero es mentira.
El brazo, como ella, no está.
A veces, la pienso encarcelada a una piel que no es la mía.
Entonces el brazo duele un poco más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑