Noche austral

le llueve hambre en el alma
el gusano de la noche roe la carne
se arrastra y gime
la noche se abraza a su cuello
mientras el sol vomita agonías
el ojo del mundo estalla
lo arrastra
lo viste de humo
los pies clavados en el barro
maniquí hambriento
dedos cortajeados
el filo del puñal dibuja en la piel
piel oscura
norteña
los cuellos se abren
sin gritos otra boca escupe
sangre
una foto deslucida
el chico no jugará otra vez
entre las calles de tierra
un mate lavado que pasa de mano en mano
bicicletas rampantes a la hora de la siesta
un beso
y no conocer los ojos de Judas
lo miran
lo miran tan fríos
como esta noche al sur del sur
que lo abraza
y no lo suelta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑