Mentiras

Parado en la orilla a la espera de la próxima ola, aquella que lamerá tus pies. Te dejarás llevar hasta desaparecer bajo la marea alta, tras ese espejo gris de nada, de palabras, de mentiras.

Volvés a lanzar los dados para que nunca sumen siete. Caen a tus pies, rebotan, se deshacen en palabras, se empujan, esdrújulas; no hay emes ni eles ni eses. Las palabras mienten, se disfrazan, se ocultan tras tu imagen en el espejo invertido del océano a tus pies.

Estás allí, de pie junto a la rompiente, y volvés a verte pequeñito, con el olor de una mandarina escondido entre los dedos mientras caés.

Tobogán.

Caés.

Y es como leer la página impar de un libro que buscaste durante tanto tiempo.

Caés.

No hay nada entre sus hojas que te hable con verdad. Son palabras, sólo eso.

Palabras.

Un perro montado en tus espaldas, todo pelos y dientes clavándose en tu nuca. Una bestia pequeña y roja espiando por sobre tus hombros. Gozando el momento en que caerás, el momento que la rompiente te abrace, y llene tu cuerpo. Ahogado.

Un libro en blanco. Las palabras huyeron; buscás entre las hojas donde las letras bailan, giran, las palabras desaparecieron sin aviso. Como vos tras la ola.

De pie en la orilla danzando con el ritmo de las palabras que te abrazan.

Mentiras.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑