Puertas

Te sentás solo en la esquina más oscura de la casa. ¿Tenés miedo? ¿Las sombras que caen desde el techo, resbalan por las paredes y reptan por el suelo, esas que rodean tus piernas y se cuelan por tu piel te van quitando el aire? Sí. Y no sabés porqué.
Tenés miedo. Las sombras bailan sobre los hombros, sin música al ritmo de tu cuerpo que tiembla. ¿En qué pensabas cuando sellaste las puertas al mundo? Tus puertas, ¿podés entenderlo?
Sospecho que no. El miedo se clava en los ojos, los rasga, los arranca en un tirón, ojos y sangre. Son tus ojos. Y el miedo son esas canicas blanca y ciegas que ruedan por el piso del cuarto; es esa boca que se abre y muestra los dientes podridos y mudos.
Boca-cárcel. Boca-silencio. Lengua-ave.
Un gorrión aplastado por el pie. Por tu pie. Y no tenés mejor idea que buscar culpables, porque ese pie no puede ser el tuyo (decís) pero no hay nadie acá. Sólo vos y tu boca y la sombra cayendo desde el techo. El gorrión desnudado de vida, abierto en canal, las vísceras como una ofrenda.
Pero mi pie no ha sido (decís) Pero nadie te cree.
Gritás. Y las cabezas dicen no.
Yo no fui (decís). Gritás. Y se alejan.
¿Quienes?
Todos. Todos a quienes dijiste amar.
Y escupís a sus caras. Pero no hay nadie. Nada más vos. Solo. Sentado. Vestido de sombras.
No hay nadie acá. Pero gritás. Gritás mientras te apuñalan por la espalda (decís) Pero no hay nadie acá, sólo vos y tus palabras como puñales. Cortando, rasgando, abren de lado a lado a quienes alguna vez te sostuvieron.
No estás solo. Nada más te hiciste a un lado y cegaste la luz del cuarto, echaste llave a la puerta y perdiste la llave.
No tenés derecho. Ninguno. Deberías callarte, hacerte un ovillo en el rincón más frío del cuarto y esperar a que el olvido llegue.
Pero no. Porque vos sos el olvido. Te instalaste y pudriste tantos lugares. Y lastimaste a tanta gente mientras alzabas tus verdades dentro de un puño.
Verdades de juguete. Un juguete quebrado entre los dedos de un nene caprichoso.
Deberías irte de acá. Extraviarte del mundo. Desaparecer entre tanta palabra vana y discurso florido. Esfumarte entre tanto grito mentiroso, escaparte por la puerta que dejaron abierta tu no saber donde estás parado.
Lastimaste a gente buena y no te diste cuenta.
Vas a decir que no, que las cosas no son así.
Y no me importa lo que me digas. ¿Y si no son así, cómo es la realidad, entonces? ¿Cuál es tu realidad? Porque la de aquellos que estuvieron a tu lado es diferente.
La puerta está cerrada.

Anuncios

4 comentarios sobre “Puertas

Agrega el tuyo

  1. Sentir miedo es algo normal, ¿sabes? Al tiempo es algo que haces mal. El miedo no señala por necesidad que estés ante algo malo; sólo el mismo «miedo» es malo. No hay nada allí fuera ni en la quietud ni en el cambio que sea malo en sí; sólo el miedo es malo en sí, y está dentro tuyo. «Miedo» es sólo una etiqueta biológica para lo que aún no has logrado conocer del todo. Piensas que es «miedo» y en realidad tu cuerpo siente que, simplemente, «desconoce». Es un poco como si has crecido creyendo que el color «rojo» se llama «azul» y vienes a enterarte ahora que no es uno sino el otro. Al principio no das un duro por lo que te digo y se comprende. Al margen, sabes que no hay nada que sea de veras nuevo en esos temas y esos actos que te hacen sentir tan seguro. Es por eso que el mundo va tan mal, ¿sabes? Vivimos huyendo de los miedos y así es imposible que ocurra nada nuevo; para estar «seguro» hay que estar «siempre en la misma».

  2. Gracias por leerme y comentarme
    Pero el texto es simplemente literatura, sólo eso. Y como dice el título, un acto catártico
    No hay que buscar en él otras intenciones o ideas más allá del texto en si

  3. No RAE, no se me desactivó el corrector ortográfico
    Soy argentino y escribo como argentino. En mi país los verbos se conjugan de una forma muy diferente al resto de Latinoamérica y España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑