Instrucciones para ser un artista marplatense

Ser un artista en la ciudad de Mar del Plata es una tarea ardua y compleja de llevar adelante.
No es sencillo, en absoluto. No existe ningún tipo de incentivo oficial y la actitud dominante en la ciudad significa adoptar una serie de posturas y actitudes ante la vida y la sociedad bastante complejas y que, por otra parte, insumen un tiempo considerable al artista en ciernes.

Para ser un artista marplatense auténtico es imprescindible cumplir una serie de pautas; algunas generales y otras específicas para cada actividad artística particular.

  • Hágase tatuar, cuanto más grandes y coloridas sean las ilustraciones en su cuerpo, mejor. Le recomiendo hacer a un lado los tribales, no sólo están demodè, también son demasiado vulgares. Le recomiendo imágenes relacionadas con lo oriental, no importa que a usted la cultura china o la imagen de Buda no le mueva un pelo, lo que importa es lo que crea aquel que ve el tatuaje. También es necesario mostrar con orgullo algún piercing; los más adecuados son las argollas en la nariz, tipo ganado vacuno,  o los expansores para los lóbulos de las orejas. Si usa de los dos, el reconocimiento como artista está casi asegurado
  • Vaya a una peluquería de moda y hágase cortar y peinar en un estilo extravagante
  • Compre la ropa en alguna feria americana o en un local de indumentaria alternativa. La primera es la mejor opción: en el local de ropa le venden la misma porquería que en la feria americana y se lo cobran treinta veces más
  • Si de ropa hablamos acá van algunos infaltables: pantalón chupín, pero con el fundillo bien bajo. La idea es tener las piernas apretadas como un matambre y el culo suelto. Siempre lleve un morral con motivos incaicos, en su defecto puede colgarse un porta notebook, pero éste debe ser de cuero auténtico con grandes herrajes, muy onda artesanía hippie de El Bolsón.
  • Un infaltable de su guardarropa es al menos una docena de remeras -manga corta y larga- con la cara de el Che estampada en el frente.
  • Siempre, pero siempre, lleve la cabeza cubierta. Puede ser con la capucha del canguro, con una boina negra ladeada al mejor estilo Che Guevara en decadencia o con un gorro de lana al mejor estilo coya al que se tuvo el cuidado de eliminarle la etiqueta que dice Made in China.
  • Use anteojos. En lo posible grandes, cuadrados y negros (como los que uso yo :-P)
  • Seguramente usted es un nene de mamá, malcriado y burgués, estudió en colegios privados y papá ya le presta el Chevrolet Corsa los fines de semana; pero lo anterior no debe impedir que le escupa a todo a quien se le cruce un mal aprendido discurso de izquierda. En especial si nunca en su vida leyó a ningún autor de izquierda y sólo se limita a repetir un discurso preestablecido por otros como usted, pero que llevan algunos años más en la senda del arte.
  • Si no tiene ninguna idea productiva no le eche la culpa a la falta de faso. Tampoco culpe al exceso de mala yerba. Nadie le va a creer.
  • Sea hombre o mujer siempre adopte una actitud sexualmente ambigua. Otra alternativa posible es transformarse en un macho en celo o en una feminista combativa, pero esta segunda opción solo es creíble si la complementa militando en alguna agrupación política.
  • Si es escritor. Comience leyendo todo (TODO) lo escrito por Pizarnik, no intente entender nada de su obra y después lárguese a imitarla
  • Asista a un taller literario y muestre sus manuscritos con aire de soy un genio, ¿y qué? Con seguridad lo aguantarán no más de tres meses, entonces será momento de largarse y buscar otro taller literario
  • Asista a cuanto encuentro de poetas, narradores, mesas públicas de lecturas, presentaciones de libros, revistas, fanzines, haya. Esos son los lugares donde podrá encontrarse con otros como usted, juntarse a compartir una cerveza y despotricar contra el mainstream literario que no comprende lo hondura de su obra.
  • Cuando ya esté harto de todo lo anterior, ingrese a la Licenciatura en Letras y empiece a renegar de Cortázar, Castillo y Borges. De Arlt también, pero sólo un poquito.
  • Si se dedica a la pintura deberá comenzar con algún curso o taller dictado en alguna galería de arte. Luego de dos o tres cursos de este tipo, empiece con algo más elevado, tipo Taller de Pintura Rupestre Zen.
  • Paséese  por cuanta muestra de arte se publicite. Deténgase frente a cada obra y obsérvela con la mirada extraviada en algún punto impreciso de la tela durante dos o tres minutos, luego pase a la obra siguiente y haga lo mismo. Con seguridad llamará la atención del autor que se acercará a charlar con usted. A las pocas palabras comprenderá que son la misma clase de gente, pero el que expone tiene conocidos que usted no tiene.
  • Ingrese a la Malaharro. Contáctese con otros que estén la su misma sintonía y comience a organizar muestras colectivas en lugares desconocidos. Con seguridad seguirá así el resto de su vida, excepto que tenga la suerte que justo en la muestra en cuestión cayera un fotógrafo de La Capital, y termine con una nota en el mencionado pasquín en un rincón del suplemento cultural en donde no pudieron ubicar ninguna publicidad.
  • Si es fotógrafo reniegue de la fotografía digital.
  • Cómprese una cámara analógica y manual. Puede ser una Nikon o una Pentax. Canon no, esa marca es la que usan los traidores al arte y se llenan los bolsillos trabajando para los grandes monopolios periodísticos o bien haciendo publicidad, moda, o alguna basura semejante.
  • Use siempre películas vencidas, encuadre como se le cante, y en lo posible utilice las lentes más berretas posibles. No sólo ahorrará bastante plata (papá se está cansando de mantener a un vago) también logrará fotos horribles. Pero tendrán ese no sé qué propio de la fotografía artística.
  • Organice intervenciones artísticas callejeras.
Anuncios

2 comentarios sobre “Instrucciones para ser un artista marplatense

Agrega el tuyo

  1. Wow los marplatenses si que se la llevan cuantan poses y posturas!! o es fición?
    Espero que ninguna te toque mi buen amigo.
    Cuando estudié en NY, entre la gente del arte y lit. encontré gente muy sencilla y prolija.

    Por mi ciudad actual que es Lima, hay de todo poseros y sencillos,
    besitos

  2. Bueno, algo de lo que cuento existe
    Pero por supuesto que no hay que tomárselo por completo en serio. De todas formas en ciudades grandes como Mar del Plata suele existir mucha pose, pero también hay gente auténtica
    Al fin de cuentas con el texto pretendo burlarme de cierto ambiente en el que me toca moverme. Creo que la verdadera forma de leerlo es desde la pura ironía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑