Acerca de senderos que se bifurcan

Subí al colectivo, y mientras esperaba por llegar a la máquina que expende los boletos, la vi. Estaba sentada cinco asientos más allá, junto al pasillo. La miré, devoré sus ojos oscuros y el pelo cortado a lo varón y la nariz respingada vestida de pecas. Me miró, la boca abierta esperando por mi cuerpo, los ojos negros vestidos de pestañas, una mano acariciando los labios, ocultando la lengua que nada en la pecera de sus dientes semejante a un pez demente.

Nos abrazamos en silencio, nos atravesamos sin piedad, sin importarnos el resto de los pasajeros que no se daban cuenta de nada. me quedé de pie junto a ella que jugaba con un espejo minúsculo, se observaba en él y me invitaba a saborearla, a desgarrar la piel blanca, a descansar en el declive de su hombro izquierdo. Rasgué la musculosa negra, la exhibí ante mí sin pudor, enardecidos, nos abrimos en canal ofreciéndonos sin vergüenza, entusiasmados, sin palabras.

Nos devoramos las miradas, nos deslizamos por nuestras llanuras, bosques húmedos. Nadie nos miró, nadie alzó la voz para tapar nuestros jadeos, y tras su oreja derecha se desbarrancó una guirnalda de estrellas sobre la espalda. Sólo yo la vi. El resto se extraviaba en las sacudidas del ómnibus y las noticias de una isla arrasada por terremotos, miles de muertos y nosotros dos saltando sobre ellos.

Desandaban caminos demasiado estrechos. Parecían perdidos, caminando al tanteo. No nos importaron, nuestros juegos fueron la razón para olvidarlos. Dos gotas de lluvia rodando por la ventana. Caen, caemos. Rodamos húmedos y sedientos; caímos en gritos. Su piel dibujada en la mía. Mis dedos tatuados en su hondura. Nos arrastramos uno al otro por el jardín que nos esperaba un poco más allá de las narices de quienes no podían vernos.

El colectivo comenzó a llenarse de gente, nos empujaron, nos alejaron, como borrachos, sabiendo que ya no nos veríamos.
Cuatro cuadras después, me bajé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑