Catarsis 33

Siempre me resultó arduo comprender a quienes no se atreven a mostrarse tal cual son. Pero al menos ahora soy capaz de aceptarlos; quizás los años trajeron calma a mi cabeza. Quizás el trabajo de escritor me haya enseñado a amar a esas personas por la simple razón de querer comprenderlas: se debe bucear en su alma para lograrlo, del mismo modo que se construye a un personaje.
¿Nos sabemos capaces de actuar como tontos? ¿Qué importa eso? ¿Acaso a la vida debemos enfrentarla con una corbata mental?
Escribir es un juego, y el juego implica goce, malabares, tonterías. Quizás por esto no me importe hacer el ridículo -a pesar de mi incurable timidez- porque esto es lo que soy.
Pero vuelvo a la primera linea. Sigo sin comprender a esa gente de la cual hablaba. O quizás no sean más que excusas tontas por parte de ellos, para ocultarse de su verdadero goce, para evitar mirarse al espejo.

Anuncios

2 comentarios sobre “Catarsis 33

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑