insomnio (2)

Las horas cuelgan en el escenario de la noche, el traje de ojos tan abiertos mirando de reojo, ojos como gusanos que atraviesan el miedo. Y el miedo es un huevo rojo en la garganta, un desfile de enanos vestidos de obispos, un animalito tibio que duerme en tus pies y roe hasta el hueso. Una noche de mirar el techo, un decorado teatral desechado donde una mujer aburrida se harta de palabras que no dice; y rasgo los telones del miedo para encontrar nada, una piedra azul encerrada en tu mano, y una sonrisa robada que duerme entre la basura. Las horas extraviadas son un barco que encalló en la vereda menos luminosa de tu cuello, y miro a la noche boca arriba, y mis ojos sin párpados.

Un comentario sobre “insomnio (2)”

  1. Me gustan las palabras que nacen de tu insomnio, incluso te pediría que no duermas. Saludos Daniel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s