insomnio

Noche fría. Noche de vueltas entre las sábanas. Noche de mirar al techo negro. Y un nombre de siete letras. Noche de ojos abiertos. Noche de paisajes muertos. De relojes dormidos para siempre. Grito de ojos. Y un nombre de siete letras. Noche poblada de pájaros azules y ornitorrincos. Noche de lluvia contra las ventanas. De templos desiertos. De palabras escondidas. Noche de silencios negros. De ojos abiertos. Y un nombre de siete letras. Un cigarrillo. Boca abierta. Bostezos vestidos de noche. Un techo alto. Oscuro. La ciudad dormida. Ojos espantados. Ojos que duelen de tanto mirar la nada de la noche. Y un nombre de siete letras. Noche de animales extraviados. Noche de sueños ajenos que no llegan. Otro cigarrillo acodado contra la ventana. Mirar la lluvia. Saborearla. La lluvia nocturna colándose bajo la piel. Noche extraviada. Y un nombre de siete letras. El desear que los relojes corran. Que el tiempo se escape y llegue el día. Noche como jalea. Lluvia. Que el tiempo corra. Que acabe la noche. Y un nombre de siete letras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s