Ciudad

Un hombre sentado sobre una piedra verde teje nudos de aire.
Otro se ahoga bajo el alud de las palabras.
Una anciana barre el tiempo que se acumula en los rincones de un zaguán.
Un ladrón encuentra una caja rosa repleta de flores muertas.
Dos adolescentes toman helado en una plaza; sonríen cada vez que un tipo mira sus piernas flacas escapando por debajo de las polleras a cuadros.
Una profesora de historia busca a su marido en los rostros de sus alumnos.
Una prostituta agotada se aburre cada noche observando el techo de la habitación de un hotel barato.
Una madre se extravía en frascos de barbitúricos.
Un pedófilo lleva a sus hijos al cine.
Un chico encuentra un arma escondida entre montones de basura.
Dos hermanos pelean por una mujer, uno de ellos se aleja vestido de sangre.
Una médica practicante desgasta las horas recostada en una camilla de hospital en manos de los enfermeros.
Alguien enciende un cigarrillo en una calle oscura; luego, la brasa cambia de manos una y otra vez.
Un torturador abraza a su esposa y besa a sus hijos cada domingo a la hora del desayuno.
Un psicópata se lanza con un coche robado contra el final de una conocida calle sin salida.
Una pareja de adolescentes se besa en la calle cubierta de desperdicios.

Anuncios

Un comentario sobre “Ciudad

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑