Lluvia

Trozos de muerte se desmoronan desde el cielo. Caen lentos, en bamboleos borrachos, girando en tirabuzones suaves. Retazos de una lienzo gastado de tiempo, lavado por palabras, sucio de promesas.
Caen. Se adhieren a las cosas, a las baldosas surcadas de años, a las sillas de patas flojas, a las miradas de mujeres que añoran el tiempo de preñez, a los gatos de ojos amarillos y afiebrados, a las monedas extraviadas, a los zaguanes que atesoran caricias furibundas. Caen semejantes a rastros de piel sin brillo.
La casa se ha llenado de ellos, la casa y la ciudad donde ella se alza. La casa y mis brazos y la biblioteca desordenada y por debajo de mi piel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑