Sorpresa

Había encontrado el cubo color verde pálido hacía tantos años que no lograba recordar cuando o donde. Sabía, sí, que lo guardó en el último estante, el de la izquierda, en el galpón del fondo, dentro de una caja de cartón donde se adivinaba la palabra Express.
El estante estaba demasiado alto, por más que intentó estirarse sus dedos apenas rozaban la caja de galletitas. Se puso en punta de pies. Se tomó con la mano izquierda de un lado de la estantería y estiro el brazo libre sin suerte. Un poco más. Y un poco más. Las uñas mal cortadas arañaban el cartón. Quizás lograra hacer que la caja se moviera apenas hacia adelante y pudiera arrastrarla. Imposible.
Buscó algo donde subirse. La silla tapizada de verde claro tenía una pata floja. El cajón de manzanas junto a la puerta de chapa era demasiado bajo y débil, no soportaría su peso. Insistió en querer alcanzarla con sus dedos cansados y sucios. Se deshizo de la idea. La silla era la única alternativa.
La colocó justo debajo de la caja de cartón, el respaldo apoyado con firmeza contra el estante más bajo. La sujetó con las manos comprobando que no se movería. Tomado del respaldo apoyó un pie sobre el tapizado deslucido. Alzó el otro pie y lo mantuvo en el aire calculando cuanto resistiría la silla. Regresó el pie al suelo. Volvió a alzarlo. Lo mantuvo a quince centímetros del suelo. La silla permanecía quieta. De un envión elevó el pie, lo apoyó también sobre la tabla verde de la silla verde, soltó sus manos del respaldo y se alzó sobre la silla, las manos en alto al encuentro del cubo verde pálido dentro de la caja de cartón que decía Express sobre el último estante a la izquierda en el fondo del galpón la caja viene a su encuentro la silla baila al ritmo de sus piernas y un pie resbala resbala la silla se mece su cuerpo gira la cintura la silla va a la derecha la espalda se tuerce una mano suelta la caja de cartón que tiene escrito Express en rojo viejo que golpea en su frente y cae tras su cuerpo la silla cae la caja cae él cae interminable cintura espalda cabeza mirando la caja de cartón que cae a su lado a su izquierda y cae y se desarma y cae y golpea contra el piso y la caja se desarma y el cubo verde pálido que encontró ya no se acuerda cuando o donde escapa más allá de su mano que no llega a nada y golpea golpea y nada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑