Sobre escritores, preocupaciones, y la necesidad de escribir

Hace ya cierto tiempo escribí, en este blog, sobre la importancia de no entrometerse en la historia narrada con las ideas y preconceptos del autor. O lo que es lo mismo: la materia narrada no debe ser campo para cultivar las ideas del autor, o para que éste lleve adelante un acto catártico. Sin embargo, muchas veces, crece en uno la obsesión por escribir historias que lo hacen sentir molesto; el acto de escritura sería entonces un ritual de exorcismo; y de esto resulta el choque entre lo que uno debería y lo que quiere escribir.
El párrafo anterior puede resultar un tanto oscuro, pero esto es más o menos lo que siento como ciudadano argentino en ésta hora. Pero, quizás, lo mejor sería transcribir una anécdota de Theodore Sturgeon, contada por él mismo en el prólogo a su recopilación Las estrellas son la Estigia.

Theodore Sturgeon
Theodore Sturgeon

A partir de ahora habla Sturgeon:

De cuando en cuando, un escritor tropieza con las circunvoluciones de sus intestinos literarios y cae de plano; no puede moverse, no puede escribir. Esto me sucedió debido a las maquinaciones de cierto senador disidente. Sus politiqueos me afectaron de una manera muy especial. Piensen un momento en el aserto de Asimov sobre que sólo hay tres clases de ficción: que pasaría si…; si solo…; y como esto siga así… Siempre me he preocupado por la última, y estaba aterrado por haberla aplicado a los sucesos del país, no tanto por lo que pasaba en la actualidad, como por el potencial que entrañaba, que para mí era muy real. Y ahí estaba yo, atascado, pensando que tenía una máquina de escribir de gran calibre y la utilizaba sólo para entretener, y no se me ocurría ningún modo de usarla para que sirviera de algo.
Horace (Gold, uno de los más importantes editores norteamericanos de la década del `50) me llamó un día, preocupado, y le derramé todo encima.

“Bueno, te diré que vas a hacer -dijo- Escribe una historia sobre un tipo que va a la estación de autobuses para recoger a su mujer, que ha estado fuera el fin de semana. Y llega el autobús y el sitio se llena de pronto de gente. Y ve a su mujer entre la multitud, hablando ansiosamente con un joven. Ella ve que se acerca su marido y le dice algo al joven. Este le entrega la maleta, se toca el sombrero y desaparece entre la gente. Ella echa a correr, se reúne con su marido y le saluda con un beso.
Escríbeme esto, Sturgeon, y toda la gente del país sabrá lo que sientes por ese senador chiflado.”

Bueno, durante un momento me quedé tan perplejo como debes de estarlo tú ahora. Pero poco a poco caí en lo que quería decirme.
Era lo siguiente: si tienes auténticas convicciones, si de verdad crees en algo, eso acabará saliendo a la luz, sin importar sobre qué estés escribiendo.

Anuncios

4 comentarios sobre “Sobre escritores, preocupaciones, y la necesidad de escribir

Agrega el tuyo

  1. Muy bueno, Daniel. Admiro la capacidad que tenés para encontrar textos como éste y con ellos transmitirnos algo que vos también sentís. Siempre es un placer pasar por este querido lugar.
    Saludos

  2. Esa historia de Sturgeon la conocía desde hace muchos años. En realidad corté el final del texto donde Sturgeon habla sobre el cuento que terminó escribiendo (El señor Costello, héroe), y sobre la censura y las amenazas de muerte que recibió por haberlo publicado.

    Saludos

  3. Hace poco comencé a leer ese libro de Sturgeon, y se me ocurrió escribir yo mismo ese cuento: http://wp.me/p6prvQ-8Q. Usando como pretexto el #Wordvember (un cuento al día durante noviembre), pensé que era la mejor manera de intentar escribirlo.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑