Nos miran

Ojos

Nos miran. Febriles. Se retuercen con cada uno de nuestros movimientos, con cada palabra, con cada gesto que apenas insinuamos. Parecen vivir de nosotros, consumiendo nuestro interior. No nos damos cuenta y por eso los ignoramos, pero cada tanto alguien comprende. No es fácil hacerlo. En el principio es incredulidad, luego hay algo que incomoda. Nace en la garganta y baja y se expande a través de los brazos y las manos se vuelven torpes. Al final llega el miedo por saber, por darse cuenta que nos miran. Entonces es tarde. Ya no hay remedio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑