Poema quince

Rojo sobre rojo sobre rojo;
sabor de tiza en los dedos
escuchando a un perro
rasguidos de bolsas,
deshechos,
el tipo rasca su barba de tres días,
no hay nadie aquí
manecillas pálidas,
cansadas,
aburridas de tanto tiempo quieto;
no hay nadie aquí;
el susurro del rojo tras sus ojos;
helechos cristalizados,
serenos como manojo de estopa;
frágil canto de sapos;
la lluvia cae sobre el rojo
contra rojo sobre mármol
áspero recuerdo de mortajas;
paños sucios de sueños;
no hay nadie aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑