Poema siete

Sos la barca sin remos a la deriva por el río de mi deseo
Tu boca fue la boca de todas las prostitutas

Y tu cuerpo la noche calma que estalla entre mis manos

Colmando todos los espacios vacíos

Sos vos y haz sido todas en mi hasta la nausea y la risa

Lenguas buscándose a ciegas

Mis manos sobre tu cuerpo son las manos de todos los hombres,

Locos, depravados, soñadores,

Poetas sonámbulos de gargantas secas,

Respiración forzada, las bocas abiertas buscando aire

Buscando tu boca, lengua; besos apresurados, impacientes

Pensando que hoy es sólo esta noche y éste instante

Habitado por caricias, roces, sudor, palabras aletargadas,

Murmuradas, dichas por lo bajo, y sin aliento,

Promesas que no cumpliremos, repitiéndolas uno a otro

Como en un juego inventado sólo para nosotros

Un juego de engaños placenteros, al que nos rendimos sin pensar

Juego de piernas entrelazadas y caricias mudas

Un leve mordisco en tu cuello

Tu risa fácil me pide descubrirte

Otra vez y otra vez y otra vez y otra vez bajando

Tu espalda es el sendero que transito hacia el sur de tu cuerpo

Éste es el instante, no hay un después; y el antes ya ha sido olvidado

Éste es el momento quieto

No hay más que vos y yo aquí y ahora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑