Haga su buena acción del día: asesine a un mimo


Durante la década del ´90, al menos en Argentina, las calles y salas de teatro under de muchas ciudades se vieron invadidas por una especie desagradable: el mimo.
Esos individuos, desconozco la razón pero eran todos hombres, nunca supe de mimos mujeres; se exhibían ante las personas vestidos con ridículos pantalones de tiradores, remeras ajustadas, por lo general con rayas gruesas horizontales; boina o sombrero; guantes; y la cara maquillada con color blanco, semejante a la base que utilizan los payasos y clowns.
Normalmente uno podía cruzarlos por calles, plazas o paseos céntricos; en especial los fines de semana; realizando una serie de movimientos corporales de una variedad sorprendente, y en total silencio. Una de las rutinas más festejadas por el publico ocasional era la de representarse a si mismo dentro de una caja de cristal, y demarcando los límites imaginarios de la misma a través de los movimientos de manos y piernas.
Lo que se dice una verdadera idiotez.

Aquellos movimientos lentos y estilizados, me resultaban particularmente repugnantes; y cada vez que tenía la desgracia de toparme con uno, nacía en mi un placer morboso por asesinarlo de un modo violento. Imaginaba al mimo atropellado por un automóvil que cruzaba el semáforo en rojo a más de 80 Km/h; el mimo era lanzado varios metros por encima del coche, y luego caía sobre el parabrisas del auto que venía detras, destrozándolo; el conductor pierde el control al intentar frenar, pero por supuesto no puede evitar estrellarse contra una camioneta mal estacionada: el mimo queda atrapado entre la parrilla del auto y la caja de la camioneta.

Luego, simplemente, seguía mi camino; planificando alguna otra muerte para ese ser espantoso.

Anuncios

13 comentarios sobre “Haga su buena acción del día: asesine a un mimo

Agrega el tuyo

  1. quizaa tanto odio y tanta repugnacia no concuerda con la dulzura y transparencia de un mimo.

  2. Debes ser un total amargado que no tiene sentido del humor. El mimo solo intenta traer alegria a este mundo tan cruel, en el cual tu estas incluido.

  3. eres un pendeeeejo!!…kreo k aora kiero ser mima!…no kreo k tu tngas la kapasidade de tranmitir korporalmente ni la decima parte de lo k un BUEN mimo lo ase..primero deberias leer un poko de istoria y despues imajina la forma ideal de matar a los pendejos ignorantes k ablan sin saber!! =)

  4. Este ha sido un post que armó su buen lío.
    Estaba bastante disgustado con los comentarios dejados: son agresivos y anónimos. La agresividad puedo tolerarla, pero no dar la cara es una zoncera.

    Debo confesar que el comentario de carollittle125 me encantó 😛

  5. por dios..como puedes decir eso de los adorables y encantadores mimos!!

    son lo mejor del mundo..si fuese por mi todo estaria plagado d elloss..

    #12!

  6. Enfermo!!!
    No tiene NADA de malo ser mimo, la pantomima o mímica por si no sabías es ARTE; ellos reflejan los sentimientos humanos, ideas, etc. a traves de eso que sólo un palurdo como tú llamaría “idiotez”, es decir, lenguaje corporal.
    Para mi lo más maravilloso que puede haber es un mimo, ¿O qué, algún problema?
    Lo único que refleja tu grotesco y absurdo artículo es IGNORANCIA!, y en mi opinión es una terrible OFENSA que pongas como imagen en la MIERDA que has escrito a el más grande genio de la pantomima… (no pondré su nombre, sería de muy mal gusto (y ofensa) que un estúpido lo sepa) ¿También lo “odias” o lo pones por ponerlo?
    Les tomas demaciada importancia, si no te gustaran los dejarías ser y ya!! 😡
    Estoy totalmente de acuerdo con carollittle125.

  7. Oh, por cierto, me gustó el comentario de Anonymous, es exelente 😉

    jajajaa!!… baboso palurdo ignorantee!!! (me refiero a Daniel Battiston)

  8. Hola Pablo:
    En verdad no tengo la menor idea de tal libro, pero en todo caso si esto es cierto los que lo publicaron son por completo irrespetuosos, nunca nadie se comunicó para pedirme permiso

  9. Hahahahahahaha seguramente un Mimo te bajo al amor de tu vida y no te quedo de otra que sacar la frustración jajajajajajajajaj

  10. El mimo es teatro profundo con una gran carga de corporalidad y en el que la máxima dificultad pasa por crear un mundo que no existe, por hacer visible lo invisible.
    Es una lástima que esta frase no sea mía, pero no se me ocurre nada mejor, aunque respeto tu opinión, ya que la libertad de expresión y de sentimiento tengo que respetarla, no comparto tu deseo de deshacerte de ellos, aquí cabemos todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑